Tramperos y Alimañeros

La fauna silvestre es la protagonista de este foro, donde tienen cabida todo tipo de comentarios relacionados con la investigación, conservación y protección de la misma.

Moderadores: Nahuel, alvalufer

Toñe
Site Admin
Mensajes: 416
Registrado: Dom Feb 06, 2005 11:04 pm
Contactar:

Normas sobre alimañas

Mensaje por Toñe »

No hace muchos años la captura de especies que incidían sobre las especies cinegéticas estaba pemitida y era recompensada. para ello era necesario acreditar mediante trofeos: patas, cabezas, pieles, etc. la eliminación de la alimaña. Es curioso como en un muy corto perido de tiempo estas especies a las que se animaba a dar muerte, hoy se encuentran estrictamente protegidas y su captura supone un delito muy grave. Cambio de mentalidad que a algunas de las personas que han nacido en aquella cultura les cuesta asumir.

Estoy interesado en consultar los textos legales que permitían hace años, a los alimañeros capturar las especies "dañinas" entre las que se encontraba el lince. ¿Alguien tiene alguno de estos textos o puede indicarme algo al respecto??.


corvus
Mensajes: 1091
Registrado: Lun Dic 21, 2009 4:11 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por corvus »

Recupero este tema puesto que queria exponer uno similar, considerando que si algun miembro del foro pudiera recopilar informacion sobre los registros que los ayuntamientos archivaban en las listas de las demenciales "juntas de extincion de alimañas y animales dañinos"seria mas que un dato valiosisimo, pudiendo conocer para el momento actual las poblaciones de cada especie, cantidad de las mismas y distribucion de estas, que ocurrio con estos registros? quien los guarda en la actualidad? yo por mi parte llevo años intentando recopilar algo sobre el tema, historiadores municipales, extensiones agrarias, agentes forestales, seprona....y nada de nada, parece que el ICONA en su momento y los estamentos actuales quemaron dichos archivos o hicieron que se los tragara la tierra a modo de las listas de condenados a muerte por el regimen nazi y cuidado que estamos hablando de unas cantidades de actas enorme, puesto que como ya he dicho en todas y cada unas de las ciudades, poblaciones y aldeas de españa existia una de estas juntas.


Alberche
Mensajes: 40
Registrado: Lun Ene 04, 2010 8:17 pm

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Alberche »

no tengo esos textos antiguos pero sí tengo uno muy muy nuevo

a día de hoy y después de leer el artículo, cómo se le puede llamar a esto, apología del terrorismo ambiental? qué verguenza

___________________________________________________________________________________________________________________________________

36
n.o 42
TÉCNICA
COMUNICACIÓN
Jesús Alcanda Vergara
Ingeniero Técnico Forestal
Sacrificio de rentas
cinegéticas causadas
por las medidas de
conservación de rapaces
protegidas en terrenos
declarados Zona de Especial Protección para las Aves
COSTES DIRECTOS DERIVADOS
DE LA CONSERVACIÓN Y MEJORA DE LA
BIODIVERSIDAD LIGADA A LA AVIFAUNA
Además de los costes que suponen los frecuentes sacrificios de corta que conllevan la conservación y gestión de hábitats en los que se encuentran ejemplares o poblaciones de fauna o flora protegida; además de los costes extraordinarios derivados de la gestión extraordinaria que esos hábitats demandan en materia de regeneración y mantenimiento del arbolado; además de las limitaciones y encarecimiento de la explotación de todos los recursos naturales por la imposibilidad de crear nuevos
caminos forestales en espacios protegidos; además de la prohibición
caprichosa de desarrollar determinadas actuaciones
agroforestales en espacios protegidos
que suponen merma de la función social de la propiedad; y además de otros “ademases”, se puede afirmar que los costes
de cuantas rentas deban ser sacrificadas en virtud de la conservación de la biodiversidad,
denIsmael
Muñoz
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales
37
tro de la organización económica del monte afectado, suponen un conjunto nutrido de pequeñas pérdidas de renta -que por separado no conforman un capital notable, pero que sumadas año a año suponen una notable pérdida para la propiedad agroforestal- que va horadando y degradando el patrimonio natural del predio en cuestión por falta de mantenimiento, como le pasaría a cualquier bien inmueble.
En ciertos casos, la valoración del sacrificio para la propiedad forestal de rentas derivadas de la conservación de la biodiversidad ofrece cierta dificultad, y en otros casos, esa valoración se presenta casi inalcanzable.
Se pretende con este escrito demostrar
que la cantidad anual de pérdida
de rentas por la presencia de rapaces
protegidas no es muy alta para los diferentes predios afectados, pero que es éste el mayor perjuicio que pudiera afectar a la organización económica y ecológica de un monte o finca, porque es precisamente el mal que provoca la desatención administrativa de todas las causas que generan pérdidas de renta a la propiedad agroforestal: que todas las pérdidas de renta anual que sufre la propiedad, generadas por las distintas aristas de la conservación de la biodiversidad, suponen, cada una, una cuantía anual muy modesta en cuanto a su valoración comercial, pero que sumadas todas año a año suponen una erosión de la renta de la propiedad que desemboca en la degradación paulatina
del patrimonio natural afectado, con la consiguiente pérdida de valor social, económico y ecológico.
Se refleja a continuación la valoración
de la pérdida de rentas cinegéticas en un monte o grupo de montes donde nidifican o campean determinadas rapaces
protegidas.
RENTA CINEGÉTICA TEÓRICA
SACRIFICADA EN UN MONTE
DONDE ANIDA Y CAMPEA
UNA PAREJA DE ÁGUILA REAL
Supongamos que el peso medio de la hembra de águila real es de 5 kg a su edad madura. La necesidad energética
diaria ronda los 260 a 300 g, lo que supone una ingesta media diaria equivalente al 5%-6% de su peso.
Para un periodo de 5 años, esta hembra, en condiciones normales, forma
una unidad familiar con unas necesidades
energéticas que duplican las necesidades alimenticias diarias que exige sólo la hembra.
Se puede afirmar que la existencia de una pareja de águila real exige al menos, en su área de nidificación y campeo, la existencia de una despensa media equivalente a 600 g diarios, contando
con que la pareja en esos años no saca ningún pollo adelante, aunque sí intente criar. Con esa equivalencia, se puede estimar que un conejo adulto alimenta a la unidad familiar sin crías durante 1,3 días.
Es decir, la unidad familiar exigiría el equivalente a 280 conejos adultos para satisfacer sus necesidades energéticas de un año. El equivalente de esos 280 conejos adultos los debe proporcionar el monte o grupo de montes incluidos en la zona de nidificación y campeo de la pareja de águila real.
Así, se podría afirmar que otras especies
de caza menor (tórtolas, torcaces,
liebres, perdices, etc.) y el propio conejo podrían conformar la mitad de esa despensa energética para la pareja de águila real dentro del monte o grupo de montes donde nidifica y campea esta pareja.
Suponiendo que el 10% de esa “medio
despensa” de especies cinegéticas constituyese una población sin interés venatorio-comercial (piezas esquivas o no cazables y piezas de caza enfermas, moribundas o muertas), se podría estimar
que, para el área efectiva de campeo
y nidificación, la pareja de rapaces demandaría al monte una despensa cinegética equivalente a 125 conejos adultos al año (o bien, 125 unidades cinegéticas de cambio equivalentes a 125 conejos adultos).
No se contabilizan las necesidades energéticas satisfechas por otras especies
no cinegéticas que forman parte de la dieta habitual del águila real, aunque
sí las proporcione el monte.
Se supone que el área de campeo de dominio efectivo alrededor del nido ronda las 5.000-8.000 hectáreas (unos 4-5 km de radio máximo de influencia alrededor del nido).
Por tanto, se puede afirmar que la propiedad de un monte donde anida o campea una pareja de águila real soporta un sacrificio mínimo de renta cinegética equivalente a 125 conejos adultos cada año. Lo que quiere decir que esa propiedad para un periodo de 5 años ofrece al menos una renta cinegética equivalente a 625 conejos adultos.
Estableciendo la pieza de conejo adulto como la unidad cinegética de cambio para todas las piezas de caza menor que conforman la dieta establecida
para la pareja de rapaces, se puede
valorar económicamente el coste bruto de la renta cinegética sacrificada debido a la existencia de una pareja de águila real.
Como el valor de un conejo adulto
es sensiblemente inferior al valor de una perdiz o una tórtola, el coste bruto estimado se ha calculado a la baja, para establecer un precio mínimo de renta sacrificada, no discutible por apreciaciones de distribución y abundancia
de las diferentes piezas de caza en el monte.
La asignación del coste bruto de la renta cinegética sacrificada por cada propietario en función de la extensión del área de campeo que le afecta se reJosé
González Granados
38
n.o 42
solvería mediante un principio elemental
de proporcionalidad de superficie de campeo incluida en la propiedad en cuestión, teniendo en cuenta, si hubiere
lugar, la distancia media de esa superficie al nido.
RENTA CINEGÉTICA SACRIFICADA POR LA PRESENCIA
DE OTRAS RAPACES PROTEGIDAS
A su vez, esta estimación de rentas cinegéticas sacrificadas o pérdidas se puede trasladar a otras especies de rapaces, estableciendo un cuadro de equivalencias del águila real con otras especies de rapaces protegidas, basado
en las necesidades energéticas de cada especie y en la composición teórica
de la dieta de cada una de ellas.
El sacrificio de renta cinegética que una propiedad soporta al año, cuando está circunscrita en un área de campeo o nidificación de una pareja de alguna de las especies de rapaces reflejadas en los cuadros anteriores, se obtiene multiplicando los 125 conejos adultos por los correspondientes valores de las dos primeras columnas de los cuadros anteriores.
El valor de la primera columna del cuadro primero hace referencia a las necesidades energéticas de una pareja de cada especie de rapaz, y corrige el valor de los 125 conejos adultos (sacrificio
de renta anual cinegética) correspondiente
a una pareja de águila real (especie utilizada como referencia).
Y el valor de la primera columna del segundo cuadro corrige a su vez el factor de equivalencia energética del primer cuadro, según la composición de la dieta de cada rapaz.
Realizada esa doble multiplicación de factores correctores, se tiene el cuadro de sacrificio de renta cinegética anual en función de las parejas y tipos de rapaces existentes en el predio a considerar.
Para determinar el sacrificio de renta cinegética de una propiedad, tan solo habrá que considerar la superficie afectada por el área de campeo de cada una de las parejas de rapaces en la propiedad en cuestión, la distancia a los nidos de las rapaces existentes y el número de parejas por tipo de rapaz. Estas consideraciones se traducirán en nuevos factores de corrección del último cuadro, mediante simples reglas de proporcionalidad.
Así, una vez estimado el alcance de
Sacrificio de renta cinegética anual(*)
Rapaces Protegidas
Nombre Vulgar
62,50 uds.
Hieraaetus fasciatus
Águila perdicera
0,00 uds.
Falco naumanni
Cernícalo primilla
0,94 uds.
Falco tinnunculus
Cernícalo vulgar
1,56 uds.
Circus pygargus
Aguilucho cenizo
6,25 uds.
Circaetus gallicus
Águila culebrera
125,00 uds.
Aquila chrysaetos
Águila real
20,31 uds.
Falco peregrinus
Halcón peregrino
93,75 uds.
Bubo bubo
Búho real
6,25 uds.
Circus aeroginosus
Aguilucho lagunero
106,25 uds.
Aquila adalberti
Águila imperial
3,13 uds.
Pandion haliaetus
Águila pescadora
(*) Expresado en número de unidades cinegéticas de cambio, que equivale cada unidad al valor de un conejo adulto.
Equivalencia
Energética(*)
Rapaces Protegidas
Nombre vulgar
Grado de Protección
0,50
Hieraaetus fasciatus
Águila perdicera
Peligro extinción
0,03
Falco naumanni
Cernícalo primilla
Peligro extinción
0,05
Falco tinnunculus
Cernícalo vulgar
------
0,25
Circus pygargus
Aguilucho cenizo
Vulnerable
0,50
Circaetus gallicus
Águila culebrera
Interés especial
1,00
Aquila chrysaetos
Águila real
Interés especial
0,25
Falco peregrinus
Halcón peregrino
Interés especial
0,75
Bubo bubo
Búho real
Interés especial
0,25
Circus aeroginosus
Aguilucho lagunero
Peligro extinción
0,85
Aquila adalberti
Águila imperial
Peligro extinción
0,50
Pandion haliaetus
Águila pescadora
Peligro extinción
(*) Equivalencia según necesidades energéticas de cada especie respecto
a las necesidades del águila real
Equivalencia
de Dieta(*)
Rapaces Protegidas
Nombre Vulgar
1,00
Hieraaetus fasciatus
Águila perdicera
0,00
Falco naumanni
Cernícalo primilla
0,15
Falco tinnunculus
Cernícalo vulgar
0,05
Circus pygargus
Aguilucho cenizo
0,10
Circaetus gallicus
Águila culebrera
1,00
Aquila chrysaetos
Águila real
0,65
Falco peregrinus
Halcón peregrino
1,00
Bubo bubo
Búho real
0,20
Circus aeroginosus
Aguilucho lagunero
1,00
Aquila adalberti
Águila imperial
0,05
Pandion haliaetus
Águila pescadora
(*) Grado de similitud respecto a la composición de la dieta en piezas de caza menor, respecto a la dieta de águila real, y que corrige el factor de equivalencia energética del cuadro anterior.
Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales 39
la despensa que cada propietario aporta
anualmente en unidades cinegéticas de cambio por especie, se multiplicará éste por el periodo en años que han habitado en la propiedad (muy operativo
sería hacerlo cada 5 años) y por el valor del conejo adulto en el mercado cinegético (aproximadamente, 15 euros por conejo adulto: 15 euros por unidad cinegética de cambio).
La cantidad resultante en euros, para cada especie y pareja de rapaz, podrá ser tenida en cuenta con el fin de compensar al propietario su aportación generosa a la biodiversidad, y de paso, considerarse también a la hora de realizar
localizaciones al alza de nidos de especies protegidas que algunas Administraciones
ambientales acostumbran a hacer (no actualizando las localizaciones
de nidos, sobreestimando la localización de áreas de campeo y de nidificación, etc.).
Se podría objetar que las piezas de caza tienen la consideración de res nullius, y que por tanto el propietario no tiene derecho a percibir compensación alguna por las piezas que capturen las rapaces de su predio, pero esa consideración
se aplica sólo cuando es el hombre quien se puede apoderar de la pieza cinegética, ya que una rapaz no es sujeto de derecho de propiedad, de posesión o de captura. El derecho de captura de la pieza res nullius en un predio de propiedad privada (coto privado)
la establece previamente el propietario
mediante contrato explícito.
La cantidad a satisfacer a cada propietario no tendría que coincidir exactamente
con el valor correspondiente al sacrificio de renta cinegética estimado, sino que podría incrementarse en función de la vulnerabilidad de cada especie, su grado de protección y la importancia que cada especie tiene en el mantenimiento y mejora de la biodiversidad.
Como es natural, el incremento referido
en el párrafo anterior debiera ser muy superior a ese valor de sacrificio de renta cinegética, ya que todo el mundo
coincide en la mayor importancia que supone la conservación y mejora de la biodiversidad.
Según lo hasta aquí expuesto, se procede en los siguientes apartados a dar los métodos de cálculo de los diferentes valores de renta cinegética sacrificada, tanto desde el punto de vista de la Administración declarante de la ZEPA como desde el punto de vista del propietario agrario afectado por una ZEPA.
CÁLCULO DEL SACRIFICIO
DE RENTA CINEGÉTICA ANUAL
EN UNA FINCA PARTICULAR
El cálculo del sacrificio de rentas cinegéticas que se refleja en este ensayo de valoración basa sus argumentos
de método en la comparación ponderada de las dietas de las diferentes
especies de rapaces y en la incidencia
superficial de las correspondientes áreas de campeo, según las hipótesis de trabajo expuestas en los apartados anteriores.
Es en este último punto -área de campeo- donde se puede poner mayores
reparos al rigor con que se fijan las cuantías de las respectivas superficies, en la medida que éstas van a determinar
los diferentes sacrificios de renta cinegética provocados por la presencia de rapaces protegidas en fincas o montes incluidos en una determinada ZEPA.
En efecto, una pareja de águila real puede abarcar una superficie de campeo
de 15.000 a 25.000 hectáreas, donde sitúa los nidos que irá ocupando,
pero también es cierto que otras parejas de rapaces compartirán ese espacio para la caza, siempre y cuando no amenacen los dominios reales del nido ocupado por la pareja de águila real.
Por estas razones, se podrá establecer
el área de campeo a los efectos de cálculo del presente ensayo como la superficie del dominio de la pareja de rapaces que no va a compartir con otras rapaces, o bien como la superficie
neta de dominio para la caza, con la pretensión de que estas superficies netas de las diferentes especies de rapaces
no se superpongan en el cálculo de sacrificios de renta, aunque en la realidad sí se superpongan las áreas de campeo total.
Así, en este ensayo de valoración se entenderá como área de campeo al conjunto de áreas de dominio neto de las diferentes especies de rapaces donde ejercitan la caza de sus presas sin compartir con otras rapaces, y que serán sensiblemente inferiores a los valores de las áreas de campeo total que practican las rapaces en la realidad.
Siguiendo estas premisas, se puede
asignar a una pareja de águila real un dominio neto inferior a las 5.000 hectáreas (que incluso será inferior en función de las características físicas y bióticas de los biotopos ocupados), lo que equivale a dejar su dominio neto efectivo en un radio de unos 4 km, con centro en su nido, algo sensiblemente inferior a los 7-9 km de radio medio que supone el área de campeo total (15.000 a 25.000 ha). Incluso en este dominio neto (reducido respecto al área de campeo total) puede la pareja de águila real compartir terrenos de caza, en la medida que sus dietas difieran cualitativamente y las rapaces competidoras
no merodeen a menos de 2-3 km del nido de águila real.
4.1 Sacrificio de renta cinegética generado por una pareja de rapaces
La Fórmula de Sacrificio de Renta Anual en unidades equivalentes cinegéticas
(unidades cinegéticas de cambio) provocado por la presencia de una pareja
de rapaces protegida de la especie “i” es:
(1)
Donde,
ni es el número de unidades equivalentes
cinegéticas (unidades cinegéticas
de cambio) que consume la pareja de rapaces de la especie “i”, en un año, sustraídas a la renta cinegética.
ei es el coeficiente corrector de equivalencia
de demanda energética de la especie “i”, respecto de la especie de referencia elegida (en este trabajo, respecto a águila real).
di es el coeficiente corrector de equivalencia
de dieta de la especie “i” respecto de la especie de referencia
elegida (águila real).
N es el número de unidades equivalentes
de piezas cinegéticas (unidades cinegéticas de cambio) demandadas anualmente por una pareja de rapaces de la especie de referencia que merman una renta cinegética (águila real, N = 125 unidades equivalentes, que en este trabajo son 125 conejos adultos).
Entonces, el cálculo del Número de Unidades Equivalentes de piezas cinegéticas (unidades cinegéticas de
40 n.o 42
cambio) sacrificadas anualmente por el consumo de una pareja de rapaces de la especie “i” en una finca “j” que está circunscrita en el área de campeo de esa pareja será el resultado de la expresión:
(2)
Donde,
Xij es el número de unidades equivalentes
de piezas cinegéticas sacrificadas
anualmente provocado por el consumo de una pareja de rapaces protegidas de la especie “i” en la finca “j” que tiene una superficie afectada aij de área de campeo de esa pareja de rapaces.
ni es el número de unidades equivalentes
cinegéticas (unidades cinegéticas
de cambio) que consume la pareja de rapaces de la especie “i”, en un año, sustraídas a la renta cinegética.
aij es el área de campeo efectivo de la especie “i” que afecta a la finca “j”.
Ai es el área media de campeo de la especie “i”.
Por tanto, la Fórmula de Sacrificio de Renta Cinegética Anual provocada por el consumo de una pareja de rapaces
de la especie “i” en la finca “j” de superficie afectada aij se puede expresar
por la siguiente ecuación:
(3)
Donde,
Rij es el Sacrificio Anual de Renta Cinegética
(en euros) provocado por el consumo de una pareja de rapaces
de la especie “i” en la finca “j” (de superficie afectada aij).
xij es el número de unidades equivalentes
de piezas cinegéticas (unidades
cinegéticas de cambio) sacrificadas
anualmente provocado por el consumo de una pareja de rapaces protegidas de la especie “i” en la finca “j” que tiene una superficie afectada aij de área de campeo efectivo de esa pareja de rapaces.
P es el valor de la renta cinegética de una unidad equivalente de pieza cinegética o unidad cinegética de cambio (en el presente trabajo, el valor de un conejo adulto: 15 euros por pieza) en euros por unidad equivalente (en euros por unidad cinegética de cambio).
Considerando las ecuaciones 1, 2 y 3 se puede expresar la Fórmula de Sacrificio de Renta Cinegética Anual provocada por el consumo de una pareja
de rapaces de la especie “i” en la finca “j”, de superficie afectada aij, con la siguiente expresión:
(4)
4.2 Sacrificio de renta cinegética generado por todas las rapaces
protegidas que campean en una finca particular
El Sacrificio de Renta Cinegética Anual soportado por la finca “j” generado
por todas las parejas de rapaces protegidas cuyas áreas de campeo afectan a esa finca se puede expresar con la siguiente ecuación:
(5)
Donde,
Rj es el sacrificio de renta cinegética anual de la finca j generado por todas las parejas de rapaces protegidas
cuyas áreas de campeo afectan a tal finca “j” (en euros).
r es el número de especies protegidas
de rapaces que afectan a la finca “j”.
ti es el número de parejas de rapaces
de la especie “i”, con área de campeo en la finca “j”.
xij es el n.º de unidades equivalentes cinegéticas (unidades cinegéticas de cambio) sacrificadas por el consumo de la especie “i” en la finca “j”.
P es el valor de la renta cinegética de una unidad equivalente de la pieza cinegética de referencia o unidad cinegética de cambio (en el presente trabajo, el valor de un conejo
adulto: 15 euros por unidad).
SACRIFICIO DE RENTA CINEGÉTICA ANUAL GENERADO POR UNA ZEPA
5.1 Sacrificio de renta cinegética anual conocidos el número de especies de rapaces protegidas y las parejas existentes
El Sacrificio de Renta Cinegética Anual generado por una ZEPA será la suma de todos los sacrificios de renta cinegética provocados por todas las especies de rapaces protegidas y el número de parejas declarado (nidos) cuyas respectivas áreas de campeo están incluidas en la citada ZEPA, y su valor vendrá dado por la siguiente expresión:
(6)
Donde,
RZEPA es el Sacrificio Anual de Renta
Cinegética (en euros) inducido por la declaración de las rapaces protegidas incluidas en una ZEPA cualquiera.
m es el número de especies de rapaces
protegidas en la ZEPA.
si es el número de parejas de rapaces
protegidas de la especie i.
ni es el número de unidades equivalentes
cinegéticas (unidades cinegéticas de cambio) anuales sacrificado por el consumo de una pareja de la especie “i”.
P es el valor de la unidad equivaAsociación
y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales 41
lente cinegética de referencia (en este trabajo, 15 euros por conejo adulto).
5.2 Sacrificio de renta cinegética anual conocidos el número de especies de rapaces protegidas,
sin conocer las parejas existentes
No es inusual que en la declaración de una ZEPA se desconozca el número de parejas de rapaces pertenecientes a las especies que motivaron tal declaración,
incluso que se desconozca también la cuantía de nidos de cada especie
de rapaz protegida circunscritos en la ZEPA.
En tal caso, y de forma aproximada, se puede calcular RZEPA partiendo del número de especies de rapaz protegida que motivaron la declaración, del conocimiento
de la cuantía media teórica del área de campeo de esas rapaces protegidas y de la superficie total de la referida ZEPA. Así, RZEPA se puede deducir de la siguiente manera:
Supongamos que la declaración de ZEPA se ha realizado de forma coherente,
y, por tanto, toda la superficie de la misma representa áreas de campeo de especies de rapaces protegidas (siguiendo el principio lógico por el cual un terreno que no es área de campeo de ninguna rapaz protegida no tiene por qué estar integrado en ninguna ZEPA). Si esto es así, se cumplirá la siguiente condición de equilibrio:
Donde,
AZEPA es la superficie de la ZEPA declarada.
m es el número de especies de rapaces
protegidas en la ZEPA.
si es el número de parejas de rapaces
protegidas de la especie “i” que campean por la ZEPA, que puede ser en muchos casos desconocido
por la Administración.
Ai es el área de campeo efectivo de una pareja de rapaces de la especie “i”.
Con esta expresión, se enuncia que el conjunto de áreas de campeo de todas las parejas de rapaces existentes
en la ZEPA no puede superar en cuantía a la superficie total de la ZEPA, para mantener la citada condición de equilibrio.
En este equilibrio de superficies, siempre existirá un número medio teórico
de parejas de rapaces, , igual para todas las especies existentes que mantenga
ese equilibrio, y que, por tanto, haga cumplir la siguiente ecuación:
En efecto, existirá un número de rapaces medio, , igual para todas las especies, que coincide con la media ponderada del número de parejas de rapaces de las especies existentes en la ZEPA, ponderada cada una por el área de campeo de la especie correspondiente;
es decir:
(7)
Donde,
AZEPA es la superficie de la ZEPA declarada.
m es el número de especies de rapaces
protegidas en la ZEPA.
si es el número de parejas de rapaces
protegidas de la especie “i” que campean por la ZEPA, que puede ser en muchos casos desconocido
por la Administración.
42 n.o 42
Ai es el área de campeo efectivo de una pareja de rapaces de la especie “i”.
AT es la suma de las áreas de campeo
de las “m” especies de rapaces
e igual al
Aplicando la ecuación (6), e igualando
todas las si a , se tendrá el valor del sacrificio de renta cinegética generado
por todas las parejas existentes en la ZEPA para las rapaces protegidas en la misma, que será el valor expresado
por la siguiente ecuación:
(8)
Donde,
P es el valor de la unidad equivalente
cinegética de referencia (en este trabajo, 15 euros por conejo adulto).
viene dado por la expresión
= , con AT =
ni es el número de unidades equivalentes
cinegéticas (unidades cinegéticas
de cambio) que consume la pareja de rapaces de la especie “i” en un año sustraídas a la renta
cinegética, y viene dado por la ecuación , del apartado 4.1.
Es importante señalar que tanto P como y como el son valo-
res constantes en la declaración de una ZEPA, y por tanto es previsible el coste/sacrificio que tal declaración supone en las rentas cinegéticas de los predios incluidos en ella.
CONCLUSIÓN
La distribución superficial de los sacrificios de renta cinegética como
el calculado en este ensayo, en los diferentes predios o cotos de una ZEPA cualquiera, supone una cantidad que no atrae la atención de quien debe impartir justicia en este aspecto tan intangible.
Las rapaces protegidas son un ejemplo más de las rentas erosionadas
a la propiedad agroforestal en nombre de la conservación de la biodiversidad,
que por su escasa cuantía individual no cuentan con la atención y el respaldo de la Administración competente.
Pero si se tienen en cuenta todas las diferentes mermas de la renta anual de los predios agroforestales, se descubrirá que la erosión de rentas en las fincas es muy notable, y que ésta tiene como primera consecuencia
la degradación del predio, y, por ende, la degradación del patrimonio natural que éste contiene.
Es decir, la repetida desatención de las pequeñas mermas de renta, como la causada por la presencia de rapaces protegidas (aquí valorada), llega a ocasionar una degradación del patrimonio natural de los predios afectados,
que, en casos, puede llegar a resultar irreversible. Detrás de esta degradación aparecen el absentismo de los propietarios, las enfermedades de fauna y vegetación, las plagas, los incendios forestales…
No en vano, desde 1980 a 2005 años se ha quemado en España una superficie de bosque equivalente a toda
la Región Valenciana. Sin embargo, en los últimos cinco años, la superficie
quemada se mantiene baja gracias a un desembolso colosal en materia de extinción de incendios: algo que parte por el eje el régimen económico de los montes, amén de representar una política forestal que gasta sus presupuestos de sanidad forestal en el “forense”, no en la prevención y mejora de la salud.
Consejería de Medio Ambiente, Vivienda
y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid


Lycaon
Mensajes: 1689
Registrado: Lun Mar 24, 2008 8:40 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Lycaon »

Alberche, ¿es cierto esto que estoy leyendo? Por favor, te agradecería que aportaras el enlace o la fuente de donde lo hayas extraído, porque creo que hay que hacerlo público.

Saludos


Avatar de Usuario
corvus
Mensajes: 1091
Registrado: Lun Dic 21, 2009 4:11 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por corvus »

Que Barbaridad!!,( aunque se desvia totalmente del tema que pretendia exponer ) JESUS ALCANDA VERGARA ingeniero tecnico forestal, que mal debe de estar el curro o que pocos valores morales y profesionales hay que tener para aceptar redactar un estudio asi!!!ES INDIGNANTE , tambien debiamos saber el nombre del propietario del coto que le encargo semejante majaderia, ya que no quiero ni contemplar la posibilidad de que el encargo haya sido hecho por la administracion Madrileña.


tartesos
Mensajes: 8
Registrado: Mié Dic 30, 2009 11:47 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por tartesos »

Hola,

Qué bochorno, la verdad. Soy Ingeniero Técnico Forestal e Ingeniero de Montes y siento bastante vergüenza por el artículo que nos presenta Alberche, escrito por un colega mío. Salió publicado en Foresta nº 42. Os paso el enlace:

http://www.forestales.net/archivos/fore ... 20zepa.pdf

Cuando pude ojear el artículo ya me pareció una burrada. En él, según mi criterio, el autor lleva al extremo absurdo la valoración de las externalidades de los montes. Se trata de una tendencia de marcado caracter liberal (en el sentido económico del término) que persigue (en última instancia) establecer las bases para crear un mercado de los bienes intangibles, como la presencia de una determinada especie, la regulación del ciclo hidrológico o la conservación del paisaje que supone la conservación de una determianda área (o predio, según el autor). Un ejemplo muy claro de estos nuevos mercados lo encontramos en los bonos de carbono... El primer paso para la creación de estos mercados de intangibles es la valoración de la externalidades, en este caso positivas (igual que se valoran las negativas de una empresa al contaminar).

La idea puede tener sentido pero, como ya he expresado, creo que el autor se pasa un poco, ciertamente. Las valoraciones sí que tienen una aplicación práctica muy interesante en la valoración de arbolado urbano (Norma Granada). Espero que nadie crea que el colectivo de forestales (en sentido amplio) se plantea la gestión del medio natural y de las especies protegidas como el señor Alcanda.

Un saludo,

tartesos


Avatar de Usuario
corvus
Mensajes: 1091
Registrado: Lun Dic 21, 2009 4:11 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por corvus »

lo cierto es que el "personaje" hace gala de un conocimiento muy versado en legislacion ambiental en lo referente a explotaciones cinegeticas, pero el tratar, ya no a especies protegidas, si no a seres vivos con tal apologia del exterminio, por no producir, segun el, claro, deberia de estar penado por la ley.


Parus
Mensajes: 290
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:07 pm

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Parus »

Impresionante a lo que dedican su tiempo los técnicos de la consejería de medio ambiente de Madrid, nunca me lo hubiera imaginado ;)
Si es que... de tal presidenta tales técnicos.


Alberche
Mensajes: 40
Registrado: Lun Ene 04, 2010 8:17 pm

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Alberche »

Lycaon escribió:Alberche, ¿es cierto esto que estoy leyendo? Por favor, te agradecería que aportaras el enlace o la fuente de donde lo hayas extraído, porque creo que hay que hacerlo público.

Saludos
Hola, tienes el enlace en el comentario de tartesos, al que agradezco su comentario y su valentía.

El artículo de este "señor" no hay por donde cogerlo la verdad, parece salido del discurrir de un hominido más que de un ser con raciocinio o bien le tiene este "señor" un rencor infinito y visceral a las rapaces, al punto que es incapaz de valorar el verdadero beneficio para los ecosistemas y para nuestro bienestar, nuestra economía sí y también nuestra calidad de vida que supone recuperar las poblaciones de todos aquellos animales que fueron masacrados en el pasado por la pura y simple estupidez humana,

que "postura" tan dañina y lamentable, habra que redefinir el concepto de alimaña, o crear el concepto de alimaña social

ruego a Toñe me disculpe por desviar ligeramente el hilo, un saludo


Avatar de Usuario
corvus
Mensajes: 1091
Registrado: Lun Dic 21, 2009 4:11 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por corvus »

joeerrr Alberche!!!al final habra que abrir un tema nuevo!!!je,je,je la verdad es que tal salvajada merece toda la atencion y si el asunto se desvia mas por ahi, pues se tratara en otro tema nuevo, yo la verdad refrescaba el post del administrador para enfocarlo hacia el tema de las tristemente famosas juntas, aplicandolo a las poblaciones de Lince iberico,un saludo.


Lycaon
Mensajes: 1689
Registrado: Lun Mar 24, 2008 8:40 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Lycaon »

Voy a intentar mover esto, gracias por el enlace. Imagino que las plataformas ecologistas madrileñas querrán estar al tanto de lo que se cuece por estos lares (cotos y técnicos apesebrados). Qué vergüenza, de verdad.

Saludos


Avatar de Usuario
corvus
Mensajes: 1091
Registrado: Lun Dic 21, 2009 4:11 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por corvus »

Gracias tartesos por la aclaraciones tecnicas sobre el asunto, no creo que nadie piense que los ingenieros forestales tengan o compartan esa vision numerica y aberrante de la gestion del medio natural.


miau
Mensajes: 44
Registrado: Mié Dic 02, 2009 4:10 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por miau »

Parus escribió:Impresionante a lo que dedican su tiempo los técnicos de la consejería de medio ambiente de Madrid, nunca me lo hubiera imaginado ;)
Si es que... de tal presidenta tales técnicos.
¿tú sabes positivamente que este hombre trabaje allí? lo digo porque si pones su nombre en el google, el primer enlace dice que trabaja aquí:

http://www.lagenerala.com/

lo cual pega más con el trasfondo del artículo, que es buscar rentas nuevas de donde sea para los titulares de cotos privados de caza.

No es por nada, pero eso de identificar a los políticos con sus subordinados es pecar cuando menos de simplismo. Los funcionarios, como "apesebrados" que son, normalmente ya estarían ahí cuando llegó la Espe y ahí seguirán cuando vengan los de enfrente a sustituirla, y son igual de malos, vagos y zánganos (cambiense los adjetivos por otros halagadores si tiene alguno entre los miembros de su familia) independientemente de que los gobierne un partido de derechas, de izquierdas o de centro. El que no entienda esto que busque en su videoteca "Amanece que no es poco" y consulte qué pasó con la Guardia Civil cuando las elecciones para renovar las fuerzas vivas del pueblo.

Del artículo (toda una joya que merece leerse despacio) me quedo con esta frase, que ya está colocada al comienzo:"Se pretende con este escrito demostrar que la cantidad anual de pérdida de rentas por la presencia de rapaces protegidas no es muy alta para los diferentes predios afectados, pero que es éste el mayor perjuicio que pudiera afectar a la organización económica y ecológica de un monte o finca". Así que si por un lado no es muy alta y al mismo tiempo es la mayor no tenemos de qué preocuparnos, ¿no?. Al fin y al cabo, la naturaleza no le cobra al propietario del coto el agua de lluvia y la luz del sol que le da gratis para que haya hierba y bichejos y puedan crecer los conejos y perdices, o sea que mucho que te doy por un lado y un poco que te quito por el otro sigue saliendo a cuenta.

Saludos
YO


Linceo
Mensajes: 154
Registrado: Lun Ene 22, 2007 3:22 pm

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por Linceo »

Toñe, hay un libor de otro Ingeniero de Montes del 1972, aunque hay alguna revisión de 1985, que enseña las tñecnicas mas apropiadas para capturar alimañas.

http://www.libreriadeportiva.com/L8457- ... tilde.html

Yo he leido este libro y se me posieron los pelos de punta mientras lo leia, de las barbaridades que este hombre narra en el libro.


Saludos, Linceo.


Avatar de Usuario
targui
Mensajes: 2835
Registrado: Vie Sep 05, 2008 4:34 pm
Contactar:

Re: Normas sobre alimañas

Mensaje por targui »

Me da vergüenza hasta donde llega el ser humano, todo se traduce en dinero. No puedo opinar más pués solo podría decir palabras que serían censuradas.

Me huele a otra época


Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot], Google [Bot] y 7 invitados